miércoles, 28 de diciembre de 2011

¿Melancolía?j

Creo que no sé a lo que me refiero. Tampoco sé si quiero saberlo. Esa impotencia de querer y no poder.. me hunde. Me odio, mucho. ¿Razones? Miles, millones.. infinitas podría decir. ¿Una de ellas? No haberte dicho adiós la primera; y de seguir, seguiría diciendo que otra de ellas es que aún creo que vas a volver, por mucho que sé que no es verdad. Pero no sólo me odio a mi.. también te odio a ti. ¿Razones? Miles, millones.. infinitas podría decir. ¿Una de ellas? Me haces quererte, esa la primera. No me dijiste adiós, dices que me echas de menos pero no haces nada para verme.. Pero, ¿sabes? Yo también te echo de menos, pero no quiero volver a verte. Bueno, quiero, pero no sé qué haría nada más verte. ¿Te abrazo? ¿Te beso? ¿Te digo hola y agacho la mirada al suelo, esperando a que me eches en cara todo? Elegiría cualquiera, mientras una de ellas no sea mirarte a los ojos, cualquiera sería mejor que si me atraviesas con tu mirada, con esos ojos que no tiene nadie, con esos ojos del color de nuestros días de verano.

sábado, 17 de diciembre de 2011

.-

Mejor me olvido. Todo esto solo me sirve para sufrir... ya es rutina echarte de menos. Sé que todo esto te da igual, y que entre estas putas paredes hay una chica que te importa una mierda. ¿Te acuerdas de antes? El antes que te hace sacar una sonrisa sí o sí. Las locuras que hicimos... no las pensamos, sólo las hicimos. ¿Te acuerdas? Mejor me olvido.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Me he parado ha pensar qué pasaría si no te hubiese dicho nada, si no te hubiese dicho que te habría besado si te hubieses quedado tumbado a mi lado. Ahora mismo estaríamos los dos bien, hablando como amigos, sin que al preguntarte que qué te pasa me digas que nada...
Podría haberlo hecho, podría haberme callado, pero ya he tenido demasiadas malas experiencias por callarme algo como esto, ya he dejado pasar muchas oportunidades sabiendo que no volverían... ya me he guardado muchos ''te quiero'' y he acabado soltándoselos al primer gilipollas que pillaba... ahora la he cagado por no hacerlo.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Impotencia.

Tienes ganas de romperlo todo, de coger lo que haya encima de la mesa y estamparlo contra el suelo, pensando que nadie más que tú va a oírlo, pero lo oyen... Sin embargo, eres tú la que sólo siente esa rabia que tienes dentro, acumulada en tu cabeza, porque piensas que no puedo ser peor; en tu boca, porque maldecirás a miles de personas a la vez; en tus manos, porque podrías dar de hostias a lo que sea; en tus piernas, porque darías patadas a lo que te encontraras por medio; y en tu corazón, porque lo sientes.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Es lo que hay, es lo que toca.

3.07.11.                   9:00
Hace un día que llegué aquí y ya empiezo a pensar que estas vacaciones no van a ser como esperaba...
Aquí, en el hotel, hay dos personas más de Segovia, justamente de mi colegio, Lucía y Pablo. Espero que mañana las cosas mejoren, por ahora, iré a desayunar.
3.07.11.                   21:00
Vale, son las nueve y tengo que estar abajo a las nueve y media para cenar, tengo tiempo para escribir:
Después de desayunar subí a la habitación, me puse el bañador y me bajé a la piscina, sola, sin nadie, mis padres y mi hermana tardaban mucho en desayunar y no les aguantaba. Como en la piscina me aburría, fui a la playa y me quedé con Lucía, la chica de mi colegio. Nos lo pasamos bien por la mañana, asi que decidimos quedar en el hall del hotel con el ordenador después de comer. Tenía mucha prisa por coger el ordenador y bajarme para hablar con todas las personas de Segovia, sin excepciones. Lucía se sentó en otra mesa, cerca de la mía. Las dos estábamos muy centradas en el ordenador, y solo nos miramos cuando un grupo de chicos de nuestra edad se acercó y se pusieron a hablar conmigo, con la excusa de que si le dejaba el ordenador a uno de ellos.
Un chico de ese grupo me preguntó que si le presentaba a Lucía, tenía los ojos de un azul cielo bastante bonito, era rubio y se llama Jorge.
No sé, yo opino que Segovia es una ciudad bastante pequeña, pero fue por eso por lo que me sorprendí al escuchar que un chico de los que había en el grupo, Rodrigo, era también de mi ciudad.
¿Los chicos? Muy majos todos, y creo que me sé sus nombres... :
Raúl, Jorge, Rodrigo, Alex, Victor, Edu, Enrique y Jose.
Bueno, majos eran todos, pero mi mirada se desviaba hacia Raúl, el primo de Jorge, un madrileño que me parecía bastante guapo.
La buena noticia de todo es queme han invitado a ir con ellos a la playa, hemos quedado a las 22:15 en el puente de los tablones de madera que va hacia la playa.
4.7.11.                     9:00
Estoy enfadada, muy enfadada. No sé por qué iría ayer con ellos a la playa, apenas les conozco... Me dejaron de lado, sobretodo Raúl, que sólo se centraba en el grupo de chicas que había en la playa. Al menos estaban ahí Rodrigo y Jorge, que no les interesaban tanto el grupo de chicas.
5.7.11.                    1:00
Acabo de llegar de la playa, y la verdad es que sueño no tengo mucho, aquel rubio de ojos azules se lo ha quedado, todo.
Empecé el día bien, yendo a la playa y jugando al fútbol con ellos, y después celebramos la victoria con un baño en la playa, pero a lo bruto, de estos que coges barro y se lo tiras al chico que quieres que te persiga por toda la playa. Se lo quise tirar a Raúl, pero Jorge se puso en medio y bueno, lo demás es echarle imaginación, yo solo digo que todavía me duelen los brazos de nadar hasta la orilla y las piernas de corretear por la playa, unas veces detrás de él y otras delante, huyendo.
Todos comimos con nuestras familias, pero tuve la suerte de saber dónde se habían sentado Raúl y su primero para comer, asi que cada vez que Jorge se levantaba a por algo de comer, yo le echaba lo que había en mi plato a mi hermana e iba a por más, coincidiendo con él.
Después fue todo rutina, ordenador, ping-pong y playa, lo único que cambió esa tarde fueron las palabras de Jose, algo como:
-Le gustas a dos chicos, pero los nombres no se dicen hasta que me digas quién te gusta a ti de nuestro grupo.
Me habría gustado poderle contestar que sabía quien eran los dos chicos, pero solo pude decir:
-Jorge, es Jorge, pero no dig...
Me dejó con la palabra en los labios, y me temía lo peor, porque le vi ir hacia él y señalarme, aunque mi cara cambió totalmente al ver en la suya una sonrisa, de esas que hace tiempo que no veía, de las de verdad.
Esa noche, los chicos nos invitaron a Lucía y a mi a cenar con ellos, asi que quedamos a las 21:02 en recepción, ni un minuto más ni un minuto menos. La cena fue bien, acabó con un plato roto y con la coca-cola con azúcar encima del mantel... Ah, y por eso ha sido por lo que hemos conocido a Fernando.
Después de cenar hicimos ruta turística en el ascensor transparente  de hotel, pasando por todas las plantas, sentados y escuchando música, y alguno cantando desafinando.
Después de la ruta al hall del hotel, y de allí a la playa, esta vez con una chica más, Esther.
Al llegar a la playa, no sé que pasó, ni tampoco cómo, ni por qué... Jorge me dio la mano, en la playa, de noche, con la luna mirando... asi que decidimos perdernos.
7.7.11.                     20:30     
Hoy es el cumpleaños de Lucía, y el de Raúl, asi que acabo de verles bajar del escenario después de bailar la de Danza Kuduro, mientras los demás estábamos con nuestro despoye y nuestras fotos a traición.
Los días aquí han pasado con normalidad, y hoy es mi último día aquí, mi última noche, porque mañana a las 11:15 estaré en el coche, camino a Segovia.
8.7.11.                      12:00
¿Llorar? Poco es eso... Es muy triste todo esto, saber que no volveré a verle, que no vayamos a saber más el uno del otro, que todo vaya a quedar en un: ''Ah si, me acuerdo...'', pero preferiría que al recordarlo, hasta se pudiese formar una sonrisa en nuestros labios, de esas que hace tiempo que no veía, de las de verdad.

Keep myself inside your head, like your favorite tune.

I take your hand and pull it closer to mine
Thought love was dead, but now you're changing my mind.

sábado, 10 de septiembre de 2011

¿Tú qué? Piensas quedarte ahí viéndome llorar, como si nada., ¿verdad?
Seguro que si te digo que cuanto más toques el suelo, voy perdiendo vida, tú harías una coreografía de hora y media. O si estuviese en llamas y tu tuvieses agua, te la beberías. O tuvieses que elegir entre quererme o morir, nos veríamos en el infierno.

¿Qué mas da?

Si haga lo que haga, me va a salir todo mal. Pero la cago yo, tú no, porque TODO, ABSOLUTAMENTE TODO es culpa mía, SIEMPRE.
Pero claro, si te digo algo... malo, porque la cago. Asique mejor me callo, porque diga lo que diga y la forma en que lo diga va a dar igual. PORQUE LA VOY A CAGAR IGUALMENTE.
Da igual, las cosas nunca salen  como quiero, por muy simples que sean.
Y ya está, es que no hay más.
Seguro que también me equivoco cuando te digo que te quiero, o que no me he olvidado de ti... porque soy imbécil, y ya está... JO...der.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Y no hay más .

¿ El pasado ? Puede que quedara atrás, que todos digan que eso ya pasó y que no se qué pollas de Carpe Diem... pero ¿ qué sería un día sin acordarse de algo que pasó ayer? ¿ O hace tiempo? ¿De qué serviría ese día? Para algunos el pasado es hace cinco minutos, pero parece que no se dan cuenta de que no se puede dejar el pasado atrás, es imposible. El olvido no existe, y ya está, no hay más, ese sólo es el nombre que le ponemos al no querer recordar.
No se puede escapar del pasado, ni mandarlo a la mierda, y tampoco se puede no recordarlo, y aún menos si tú tuviste algo que ver con él.

martes, 30 de agosto de 2011

Y no hay más .

Fui solo una más de cientos, ¿cómo no pude darme cuenta? Pero me quedan dos opciones: quedarme quieta o echar a correr.
¿Qué elegir? ¿Qué conclusiones sacar?
Si me quedo quieta, seguiría viendo cómo le va todo, sin mi, jodiéndome al máximo, sin mucho que hacer.
Y... echar a correr? Podría hacerlo, y lo haré, ¿qué puedo perder? Supongo que nada, no puedo perder algo que no tengo. Tú ya no estás, y sé que tampoco te has pensado volver, ni lo harás. Dijiste que era para siempre, pero un siempre no se cumple si has faltado un solo segundo. Pero yo, como la tonta que soy, te quiero, y te voy a querer siempre, y voy a esperar por mucho que me duela. Es verdad... uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

sábado, 11 de junio de 2011

Eso es todo .

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.»

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la¡e quise, y a veces él también me quiso.

En las noches como ésta le tuve entre mis brazos.
Le besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Él me quiso, a veces yo también le quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no le tengo. Sentir que le he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin él.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarle.
La noche está estrellada y él no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberle perdido.

Como para acercarle mi mirada le busca.
Mi corazón le busca, y él no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no le quiero, es cierto, pero cuánto le quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otra. Será de otra. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no le quiero, es cierto, pero tal vez le quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta le tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberle perdido.

Aunque éste sea el último dolor que él me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

domingo, 1 de mayo de 2011

A veces, no hacemos las cosas que en realidad queremos hacer por miedo a que los demás sepan que queremos hacerlas.

Para un tal Julio.

Te quiero, ¿lo entiendes? Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero. Podría repetirlo hasta que mis labios se sequen y las palabras dejen de tener sentido. Podría escribírtelo en francés o en chino, al revés, con letras rojas o con tinta invisible. Podría tatuármelo en la frente, para que lo vieras cada vez que me miraras. Podría hacer que un avión lo escribiese en el cielo, como en las películas, o que apareciese en el marcador, en el medio de un partido. Pero no me gustan los aviones ni los partidos, ni se hablar chino ni francés, me dan miedo las agujas y nunca supe encontrar tinta invisible. Solo me queda decírtelo.
Te quiero.

sábado, 9 de abril de 2011

Quiero seguir adelante.

Caer y levantarse , caer y levantarse , caer y levantarse. Parece sencillo pero no lo es , acaso que de verdad quieras seguir adelante , ¿sabes? yo quiero seguir adelante. Caer y levantarse , caer y levantarse , caer y levantarse.

Te quiero.

No me importa el momento, lugar, y manera. Solo quiero oir esas dos palabras de ocho letras.

sábado, 29 de enero de 2011

Suena raro que ya no estés.

Hoy ha sido uno de esos días en los que me he despertado y no me quería levantar, tenía ganas de acurrucarme de nuevo en la cama y meter la mano bajo la almohada, no era una cuestión de sueño, o de que hubiera dormido mal, no, era una sensación extraña, una sensación como de que no había ningún motivo por el que levantarse esa mañana, una señal de que tal vez a esa persona le daría igual que te hubieras pasado el día durmiendo, tenía ganas de llorar, de dormir y de soñar, de soñar algo distinto a la realidad, de tenerte un momento más, aunque fuera por ese sistema tan absurdo del sueño. Pero entonces, me levanté, sí, lo hice, pensé que claro que habría alguien que me estaba esperando y que daba exactamente igual que la persona que yo quería no lo hiciera porque habría otras que si estarían dispuestas a hacerlo, pero sobre todo pensé que nadie, nadie en esta vida se merece que tú pases el día en la cama, apenándote o de lo que sucedió o de lo que puedo ser y no fue.

martes, 25 de enero de 2011

Todo eso, y gracias a ti.

Aprendí que los amores pueden terminar en una noche.
Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos.
Que desconocidos pueden volverse grandes amigos.
Que nunca terminamos de conocer a una persona de verdad.
Que el “nunca más” nunca se cumple.
Que él “para siempre” siempre termina.
Que el que arriesga no pierde nada.
Y que perdiendo también se gana...

lunes, 24 de enero de 2011

Recuerdo muchas cosas, muchos momentos..
También recuerdo que antes era feliz y ahora no..

jueves, 6 de enero de 2011

Que cada dia, te saque esa sonrisa que tenias guardada.

Qué bonito es despertarte una mañana y verlo a él, aún dormido, a tu lado. Que cuando le lleves el desayuno a la cama, te dé un beso y te diga: ‘Gracias.’ Que te abrace cuando realmente lo necesites. Que si tú no puedes hacer algo, él lo haga por ti. Que te anime a cumplir tus sueños. Que cada día, te saque esa sonrisa que tenías guardada. Que te llame a las tantas de la madrugada sin razón alguna, simplemente para decirte que te quiere porque así es. Pero y si te despiertas, ¿y él no está? ¿Y si te toca desayunar sola? ¿Y si cuando estás mal, nadie te da ese abrazo? ¿Y si nadie te anima a cumplir tus sueños? ¿Y si no sacas esa sonrisa que todos quieren ver? ¿Y si nadie te dice te quiero, porque realmente lo siente?

martes, 4 de enero de 2011

Me utilizaste...

¿Sabes? Todavía recuerdo ese día que me hiciste feliz. Me besaste por primera vez y.. bueno, yo te aseguro que era la más feliz del mundo. Pero...claro, a mi, todo me pasa a mi, y, como no, esto también.
No me querias, me utilizaste, te equivocaste tanto conmigo. Dijiste que era para siempre, pero ya no estás... Me juraste tantas cosas, yo te creí, ya no.
Ahora ya no se si lo que siento es falso o de verdad, porque fuiste tú quien me enseñaste a amar.

Sé feliz tú.

 -¿Qué paso con tu sonrisa?¿Donde esta que no la veo?
+Nosé, además tu no te quejes, que la tuya tampoco aparece en tu cara
-Yo tengo mis motivos...
+¿Cuáles?
- Más bien es una dependencia, porque si no encuentro tu sonrisa por ninguna parte, la mia no me sale, porque me encanta verla, me encanta verte feliz, es más tu sonrisa es lo que realmente me hace feliz. Asi que si te gusta verme feliz, lo tienes muy fácil, se feliz tú.

Estás ciego.

¿Sabes? No, creo que no. No, no lo sabes, no sabes todo lo que te quiero. Porque no te molestas en escucharme, a pesar de que en muchos momentos te he dicho lo que querías oír, y me he callado lo que de verdad dolía, que era lo que yo sentía.
Desde el día en el que te conocí, no he parado de sonreír, ni si quiera cuando peor lo pasaba, solamente para que te enamoraras de mi sonrisa.
¿Y ahora? Ya ni me miras, ni si quiera cuando me cruzo contigo, tu solo tienes ojos para ella… ¿Sabes una cosa chico? Estás ciego.

lunes, 3 de enero de 2011

-¿Quieres jugar a un juego?
-Vale, ¿en qué consiste el juego?
-Se trata de que tienes que esconderte en un lugar donde nadie te vea, ni oigas a nadie, ni te oigan a ti, un lugar que este muy muy muy lejos de aquí.
-¿Y cuando acaba el juego? ¿cuando tú me encuentres?
-No, cuando te haya olvidado.

Aunque tu no lo sepas.

¿Sabes? Estoy harta, y sí, es de ti. De que siempre me repitas lo que os pasó a él y a ti ese día de verano en la piscina, que si se le levantaron <<los ánimos>> que si no se qué… Eres mi mejor amiga, pero aún así te digo las cosas como se las digo a alguien a quien no me importaría perder, y si te soy sincera, ahora mismo no me importaría estar en esa situación de no tenerte conmigo. Preferiría tener a alguien que supiera lo que es callarse cuando no le toca hablar, por muy urgente que sea, o por muy bien que le venga, porque es lo que hacen los amigos, se callan en momentos en los que pueden joder la vida a alguien, pero…¿tú? ¡no! Tú tenías que ser diferente, tenías que dar la nota, decir lo que piensas… ¿sabes? Pero las amigas dicen lo que sienten, y tú no lo sientes, tú lo piensas… Puede que sea por eso, que ya no somos amigas, aunque tu no lo sepas.

domingo, 2 de enero de 2011

Nunca dejaría de columpiarte.

+ ¿Que te pasa ?
- No sé como decírtelo...
+ Intenta explicarlo,o tampoco sabes, como de costumbre...
- Es difícil, pero a ver... Siéntate en el columpio, hazme caso, por favor, solo así lo entenderás...
+ Ya estoy en el columpio, ¿Ahora que?
- Comienza a columpiarte, una vez cogido impulso... cierra los ojos...
¿Notas esas cosquillas en el estomago? A mí no me hace falta columpiarme para sentirlas... las tengo cada vez que te veo, cada vez que me hablas, cada vez que oigo tu nombre...
+ Puf, de verdad.. no sé que decir...
- No pero aun no acaba.. ¡No abras los ojos, sigue cogiendo impulso! Ahora... Suelta una mano..
+ ¿Que? ¿Tú quieres matarme?
- Hazme caso, confía en mi.. suelta una mano..
+ ¡AAAHH!
- ¿Has visto que sensación? Parece que te vayas a caer, se te corta el aire y se te acelera el corazón... eso me pasa cada vez que te separas de mi, cada vez que te noto distante... o mas cercano a ella...
+ Pero...
- No digas nada, no abras los ojos déjame impulsarte, y solo abre los ojos cada vez que estés arriba, y mira al cielo ¿Vale? Una, dos, tres y ...
+ ¿Y esto? ¿Cual es esta sensación?
- Solo contigo, siento que toco el cielo, siento que vuelo, me siento a tres metros sobre el cielo...
+ ... ¿Tanto me quieres?
- Nunca dejaría de columpiarte..

sábado, 1 de enero de 2011

Creí que las cosas no podían irme peor,pero me equivoqué una vez más.

Si me querías hacer daño pues bien chico, lo has conseguido. Has conseguido ver que tengo un lado que es más oscuro que la noche. Has conseguido hacerme gritar de tal forma que me quedo sin voz. Has conseguido que baje un día tras otro la cabeza hasta el punto de ir besando el suelo. Has conseguido envidiar al mar porque mi cara se baña en mis lágrimas. Has conseguido hacerme tropezar con la misma piedra hasta quedarme sin ganas de andar. Has conseguido confundirme a mi misma. Has conseguido romper mi corazón. Has conseguido tantas cosas en tan poco tiempo, que voy a felicitarte por cabrón. Siéntete orgulloso de que soy aquella chica que tanto de quiso y que te olvidará para siempre, aunque tal vez te recuerde cuando vuelva a recordar los errores de mi vida, esa que tú me has destrozado.