sábado, 10 de septiembre de 2011

¿Tú qué? Piensas quedarte ahí viéndome llorar, como si nada., ¿verdad?
Seguro que si te digo que cuanto más toques el suelo, voy perdiendo vida, tú harías una coreografía de hora y media. O si estuviese en llamas y tu tuvieses agua, te la beberías. O tuvieses que elegir entre quererme o morir, nos veríamos en el infierno.

¿Qué mas da?

Si haga lo que haga, me va a salir todo mal. Pero la cago yo, tú no, porque TODO, ABSOLUTAMENTE TODO es culpa mía, SIEMPRE.
Pero claro, si te digo algo... malo, porque la cago. Asique mejor me callo, porque diga lo que diga y la forma en que lo diga va a dar igual. PORQUE LA VOY A CAGAR IGUALMENTE.
Da igual, las cosas nunca salen  como quiero, por muy simples que sean.
Y ya está, es que no hay más.
Seguro que también me equivoco cuando te digo que te quiero, o que no me he olvidado de ti... porque soy imbécil, y ya está... JO...der.