miércoles, 21 de marzo de 2012

No quiero perderte, asi que no me lo pongas tan fácil.j

Pasa el tiempo y sigo sin ti, aunque creo que esas noches sin luna ya se han acabado, que ahora más que nunca, la luna brilla, la ves todas las noches, y yo ya no te hago tanta falta, ni lo más mínimo, ¿verdad? Vale, pues tú a mí sí, y mucho. Lo que he pasado por ti, estoy pasando, y voy a  pasar, no lo había pasado por nadie, pero contigo hago una excepción, porque aunque fue poco tiempo, fueron muchos momentos, y merece la pena luchar porque sean más. No, no me canso de luchar, tengo motivos, dos en concreto, tú y yo; o si lo prefieres, tengo uno, nosotros. Única persona que ha llorado por mi, única persona por la que merece la pena llorar. Todas esas cosas que tengo ahora no me importan mientras tú no seas una de ellas. Por medio, 3 kilómetros; eso antes, ¿ahora? ... ¿90? Los que sean, el caso es que los hay, pero que quiero que tengas claro que por ti, voy a donde sea, recorro los kilómetros que hagan falta; porque a lo mejor tú ya has olvidado lo que nos prometimos, pero yo pienso cada día en ello, lucho por cumplirlo... Pero yo sola no creo que pueda hacer mucho, me hace falta otro persona que me ayude a levantarme si me caigo, y no confiaría en otra fuerza que no fuese la tuya para darme la mano y poder seguir, contigo, a tu lado, sabiendo que no te tendré que volver a soltar y perderte, no otra vez.