martes, 16 de septiembre de 2014

Hace tanto tiempo que no siento el calor de un abrazo por la espalda,
el cosquilleo de unos labios por el cuello
hasta llegar a la oreja,
y el escalofrío de una lengua rozándola.
Hace tanto tiempo que no me quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario