viernes, 28 de abril de 2017

abril, 2017

Como los ceniceros
que llenamos
juntos.
Nuestros corazones.
Desbordados.
Llenos de colillas
y ceniza.
Llenos de restos de algo
que antes hubimos disfrutado.
De aquello 
que sólo queda limpiar.
Dejar sitio para todo lo que podamos
volver a disfrutar.
Y así,
hasta que el cenicero se harte
de tantas quemaduras
al apagar los cigarros
y decida que
tal vez mejor
es apagar
nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario