domingo, 20 de noviembre de 2011

Es lo que hay, es lo que toca.

3.07.11.                   9:00
Hace un día que llegué aquí y ya empiezo a pensar que estas vacaciones no van a ser como esperaba...
Aquí, en el hotel, hay dos personas más de Segovia, justamente de mi colegio, Lucía y Pablo. Espero que mañana las cosas mejoren, por ahora, iré a desayunar.
3.07.11.                   21:00
Vale, son las nueve y tengo que estar abajo a las nueve y media para cenar, tengo tiempo para escribir:
Después de desayunar subí a la habitación, me puse el bañador y me bajé a la piscina, sola, sin nadie, mis padres y mi hermana tardaban mucho en desayunar y no les aguantaba. Como en la piscina me aburría, fui a la playa y me quedé con Lucía, la chica de mi colegio. Nos lo pasamos bien por la mañana, asi que decidimos quedar en el hall del hotel con el ordenador después de comer. Tenía mucha prisa por coger el ordenador y bajarme para hablar con todas las personas de Segovia, sin excepciones. Lucía se sentó en otra mesa, cerca de la mía. Las dos estábamos muy centradas en el ordenador, y solo nos miramos cuando un grupo de chicos de nuestra edad se acercó y se pusieron a hablar conmigo, con la excusa de que si le dejaba el ordenador a uno de ellos.
Un chico de ese grupo me preguntó que si le presentaba a Lucía, tenía los ojos de un azul cielo bastante bonito, era rubio y se llama Jorge.
No sé, yo opino que Segovia es una ciudad bastante pequeña, pero fue por eso por lo que me sorprendí al escuchar que un chico de los que había en el grupo, Rodrigo, era también de mi ciudad.
¿Los chicos? Muy majos todos, y creo que me sé sus nombres... :
Raúl, Jorge, Rodrigo, Alex, Victor, Edu, Enrique y Jose.
Bueno, majos eran todos, pero mi mirada se desviaba hacia Raúl, el primo de Jorge, un madrileño que me parecía bastante guapo.
La buena noticia de todo es queme han invitado a ir con ellos a la playa, hemos quedado a las 22:15 en el puente de los tablones de madera que va hacia la playa.
4.7.11.                     9:00
Estoy enfadada, muy enfadada. No sé por qué iría ayer con ellos a la playa, apenas les conozco... Me dejaron de lado, sobretodo Raúl, que sólo se centraba en el grupo de chicas que había en la playa. Al menos estaban ahí Rodrigo y Jorge, que no les interesaban tanto el grupo de chicas.
5.7.11.                    1:00
Acabo de llegar de la playa, y la verdad es que sueño no tengo mucho, aquel rubio de ojos azules se lo ha quedado, todo.
Empecé el día bien, yendo a la playa y jugando al fútbol con ellos, y después celebramos la victoria con un baño en la playa, pero a lo bruto, de estos que coges barro y se lo tiras al chico que quieres que te persiga por toda la playa. Se lo quise tirar a Raúl, pero Jorge se puso en medio y bueno, lo demás es echarle imaginación, yo solo digo que todavía me duelen los brazos de nadar hasta la orilla y las piernas de corretear por la playa, unas veces detrás de él y otras delante, huyendo.
Todos comimos con nuestras familias, pero tuve la suerte de saber dónde se habían sentado Raúl y su primero para comer, asi que cada vez que Jorge se levantaba a por algo de comer, yo le echaba lo que había en mi plato a mi hermana e iba a por más, coincidiendo con él.
Después fue todo rutina, ordenador, ping-pong y playa, lo único que cambió esa tarde fueron las palabras de Jose, algo como:
-Le gustas a dos chicos, pero los nombres no se dicen hasta que me digas quién te gusta a ti de nuestro grupo.
Me habría gustado poderle contestar que sabía quien eran los dos chicos, pero solo pude decir:
-Jorge, es Jorge, pero no dig...
Me dejó con la palabra en los labios, y me temía lo peor, porque le vi ir hacia él y señalarme, aunque mi cara cambió totalmente al ver en la suya una sonrisa, de esas que hace tiempo que no veía, de las de verdad.
Esa noche, los chicos nos invitaron a Lucía y a mi a cenar con ellos, asi que quedamos a las 21:02 en recepción, ni un minuto más ni un minuto menos. La cena fue bien, acabó con un plato roto y con la coca-cola con azúcar encima del mantel... Ah, y por eso ha sido por lo que hemos conocido a Fernando.
Después de cenar hicimos ruta turística en el ascensor transparente  de hotel, pasando por todas las plantas, sentados y escuchando música, y alguno cantando desafinando.
Después de la ruta al hall del hotel, y de allí a la playa, esta vez con una chica más, Esther.
Al llegar a la playa, no sé que pasó, ni tampoco cómo, ni por qué... Jorge me dio la mano, en la playa, de noche, con la luna mirando... asi que decidimos perdernos.
7.7.11.                     20:30     
Hoy es el cumpleaños de Lucía, y el de Raúl, asi que acabo de verles bajar del escenario después de bailar la de Danza Kuduro, mientras los demás estábamos con nuestro despoye y nuestras fotos a traición.
Los días aquí han pasado con normalidad, y hoy es mi último día aquí, mi última noche, porque mañana a las 11:15 estaré en el coche, camino a Segovia.
8.7.11.                      12:00
¿Llorar? Poco es eso... Es muy triste todo esto, saber que no volveré a verle, que no vayamos a saber más el uno del otro, que todo vaya a quedar en un: ''Ah si, me acuerdo...'', pero preferiría que al recordarlo, hasta se pudiese formar una sonrisa en nuestros labios, de esas que hace tiempo que no veía, de las de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario