miércoles, 7 de diciembre de 2011

Impotencia.

Tienes ganas de romperlo todo, de coger lo que haya encima de la mesa y estamparlo contra el suelo, pensando que nadie más que tú va a oírlo, pero lo oyen... Sin embargo, eres tú la que sólo siente esa rabia que tienes dentro, acumulada en tu cabeza, porque piensas que no puedo ser peor; en tu boca, porque maldecirás a miles de personas a la vez; en tus manos, porque podrías dar de hostias a lo que sea; en tus piernas, porque darías patadas a lo que te encontraras por medio; y en tu corazón, porque lo sientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario