lunes, 2 de septiembre de 2013

Era lo que había, era lo que tocaba. (26-08-13)

Lo hice todo por dejar atrás nuestro pasado. Todo. Y hoy, he mandado a la mierda todo lo que tanto me costó conseguir durante dos años. Olvidarte. Hoy he vuelto a sumergirme en el mar de esos ojos azules... No era el mismo mar. Como si las olas de tranquilas que solíamos saltar los dos juntos, en las que nos zambullíamos, las que nos salaban la boca interrumpiendo cada beso... Como si esas olas que nos llevaban a la orilla, hubiesen cambiado de playa. Ahora ese mar tiene unas olas distintas, irregulares. Unas olas que, cuando se están formando, parecen susurrarte: ''Huye, nada hacia la orilla y huye. Lejos, muy lejos...'' Son las mismas olas que al romperse, gritan: ''HUYE, NO VUELVAS A LO QUE PASASTE HACE DOS AÑOS, JODER, HUYE''. Pero no las hago caso. Su voz, sus palabras, cada sílaba y letra que pronuncia, que gesticulan sus labios... Cada una de ellas, impiden que huya hasta la orilla del mar de sus ojos. Impiden que me salve. De él. De mí. De nosotros. De nuestro pasado. Ese que él me ha recordado en cada beso. En todos. Esos besos que me cosen los labios a él. A los recuerdos a su lado. Pero... son recuerdos. Y soy consciente de ello.
Recuerdos: palabra de 9 letras que te afirma que lo que tuviste antes, ya no va a volver.
Pero... ¿volver? ¿A qué? ¿A dos años de mierda sufriendo por alguien que no merece la pena? ¿Por recuerdos? No renta. Demasiados motivos para no querer volver a vivir todo aquello. Todo aquello que me hizo feliz, pero que después me destrozó.
Dos años después, ni si quiera su mano tiene el mismo tacto sobre mi piel que antes. Sería la brisa cálida, el mar, o la arena lo que lo hacía especial. Pero ya no siento la brisa cálida, ni oigo el mar, ni tengo restos de arena en la ropa o entre los dedos de los pies. Su tacto ya es un recuerdo. Un recuerdo, ¿solo? No. Un recuerdo de mierda. ¿Por qué de mierda? Porque, por mucho que intento que tus manos y mi piel hablen, solo discuten. Como tú y como yo hace dos años. Como discutían nuestras lágrimas la última noche que te besé. Como no volveremos a hablar, ni si quiera a discutir, nunca más.

The End ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario