martes, 4 de enero de 2011

Estás ciego.

¿Sabes? No, creo que no. No, no lo sabes, no sabes todo lo que te quiero. Porque no te molestas en escucharme, a pesar de que en muchos momentos te he dicho lo que querías oír, y me he callado lo que de verdad dolía, que era lo que yo sentía.
Desde el día en el que te conocí, no he parado de sonreír, ni si quiera cuando peor lo pasaba, solamente para que te enamoraras de mi sonrisa.
¿Y ahora? Ya ni me miras, ni si quiera cuando me cruzo contigo, tu solo tienes ojos para ella… ¿Sabes una cosa chico? Estás ciego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario