martes, 27 de agosto de 2013

Septiembre del 2012. (Entrada en obras por falta de amor.)

Alguien me enseñó a dar dos besos y decir ''Encantado'' a la misma persona cada cinco minutos, enfadándote con ella por cualquier chorrada solo para darle esos dos besos y poder sentir esos labios en tu mejilla otra vez. Alguien me enseñó que puedes pedir matrimonio con unas llaves y que la otra persona acepte casarse contigo. Ese alguien me enseñó que a una persona a la que acabas de conocer, puedes lavarle la chaqueta en cualquier fuente en mitad de la noche y que luego se quede gris. Alguien me enseñó que al día siguiente de haber besado a una persona, el mismo día que la conociste, puedes ni mirarla, ni dirigirla la palabra, pero ir sintiendo cada vez algo más fuerte. Me enseñó que puedes decirlo todo sin pronunciar palabra, solo con miradas, o alguna media sonrisa. Ese alguien fue el que me enseñó a levantar la mirada solo para ver una sonrisa. Me enseñó que puedes estar muriéndote de sueño, pero que te quedarás sin dormir lo que haga falta para hablar con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario